Blog

Sensaciones

Comienza aquí una recopilación de momentos que han ido surgiendo estos años de lo que significa encontrar al bosque, sí, encontrar, conocer, dar nombre a los árboles, ponerle adjetivos a lo que te nace en esos andares por lugares nuevos llenos de vida, de silencio, de paz y contemplación, de crecer algo dentro que es nuevo o que siempre estuvo ahí y no sabías leerlo, porque eras de otros lares, porque nadie te había enseñado con amabilidad y calmada pasión rincones tan mágicos y accesibles, rincones que ya siempre serán tuyos.

Y escapas, al principio con ansia y rapidez, intentando devorar el máximo de emociones en un corto espacio de tiempo (sí, la vida te tiene atados los horarios con múltiples obligaciones, muchas de ellas ineludibles cuando tienes amados hijos) y descargas todo lo que has ido acumulando pesadamente sobre tus brazos. Poco a poco las escapadas se van volviendo paseos cotidianos, casi diarios, necesarios como el respirar, y los incorporas a tu existencia casi sin darte cuenta… son ya tuyos como tu propio ser, como tu forma de hablar o reír, como tus pensamientos o sentimientos… hasta que te das cuenta que el bosque ya es tu pensar, que la montaña es tu sentir, que son parte tuya y tú eres de ellos.

Los que venimos de la mar solemos descubrir la montaña tarde, y tus sensaciones al principio rompen todos esos estereotipos de logros con los que asociabas desde lejos las imágenes de intrépidos montañeros, de increíbles corredores, de sobrehumanos escaladores. Pero cuando derrumbas todos esos velos, cuando eres tú quien pisa y te hundes en la hojarasca, cuando eres tú el que se resbala en el barro del bosque recién mojado por la lluvia de invierno, cuando eres tú quién corona una humilde y pequeñita cima, y sientes cómo se emociona el corazón, ahí descubres lo equivocado que estabas, lo mucho que, sin saberlo, te estabas perdiendo.

De los árboles en sí aún no os he hablado… ése sí que ha sido un descubrimiento que ha modificado enormemente mi camino… nunca pensé que pudiese cambiar tanto mi rumbo adentrándome con la inocencia de un niño en un bosque y dejándome llenar de su magia…

.. otro día os lo contaré ..

A %d blogueros les gusta esto: