Categoría: <span>Mitología</span>

Árboles y plantas

RUTA CROMLECHS DE URGARATA, 13 DE NOVIEMBRE

CROMLECHS DE URGARATA

Desde la Asociación Cultural Hojarasca, queremos proponeros una nueva ruta para conocer uno de los parajes más enigmáticos de nuestras viejas montañas, para el próximo sábado día 13 de Noviembre. Nos vamos a tierras navarras, en concreto a la localidad de Arano, para visitar los cromlechs de Urgarata, y de paso saborear con calma viejos caminos, y la belleza del otoño en nuestros hayedos y robledales.

Una sencilla ruta de aproximadamente 6 kilómetros de distancia, y un desnivel apenas perceptible de unos 100 metros. Apta para todos los públicos, incluidos niños.

La ruta durará de 4 a 5 horas, ya que a pesar de su corta longitud, realizaremos continuas paradas para conocer los secretos de la Cultura del Bosque, usos, creencias, tradiciones de los árboles, leyendas mitológicas..

La hora de quedada será a las 8:45 horas, en el barrio Zikuñaga de Hernani, (junto a la empresa Couth). Subiremos hasta Arano en los coches, y desde el parking de la localidad navarra comenzaremos nuestro caminar.

Es imprescindible apuntarse previamente en cualquiera de los contactos siguientes, por si tuviéramos que esperar. El precio de la excursión es de 8 euros los adultos y 4 euros los niños de 5 a 14 años.

La excursión pudiera ser cancelada si se dan condiciones climatológicas adversas, o no alcanzamos un grupo mínimo de participantes.

Para más información no dudes en contactar con nosotros:

info@achojarasca.com

606 30 44 52 – Aitor

666 53 11 46 – Gabi

Recomendable:

-ropa y calzados adecuados

-agua suficiente y algo de comida (hamaiketako)

-bastones

-chubasquero o paraguas (por si fuese necesario)

-visera

-ropa de abrigo

Os dejamos un enlace sobre este precioso paraje:

Árboles y plantas

DIA DE SAN MARTIN. COMPENDIO DE CREENCIAS Y TRADICIONES

ERMITA DE SAN MARTÍN EN MAÑARIA, URKIOLA

Un delicioso manto ocre cubre los bosques, en una telúrica invitación a sumergirnos en su magia. Los árboles, como el mejor pintor de la escuela holandesa, despliegan su paleta de mil y un tonos, creando un conjunto pictórico soberbio. Es el momento del otoño, de mirar un poquito hacia dentro de nosotros mismos, el momento de la introspección. Pero también es el momento de salir a caminar, de sentir la hojarasca del hayedo bajo nuestras botas gastadas, de guarecernos bajo la cúpula protectora del robledal, de salir a conocer las arcaicas tradiciones de nuestros mayores, es el momento de la vieja cultura del bosque.

“A todo cerdo le llega su San Martín”, es uno de los dichos más conocidos, que todos hemos oído en alguna ocasión, y que encierra, de alguna forma, una manera de ver, de entender el mundo, en definitiva encierra una perspectiva muy concreta de la vida. Se acerca el día de San Martín, que se celebra el 11 de noviembre, una fecha muy importante en el antiguo calendario tradicional de los pueblos de raigambre agrícola. El cristianismo vino a cristianizar, valga la redundancia,  una festividad con claros tintes paganos, colocando en esta fecha, la celebración del funeral de San Martín de Tours, fiesta hoy bastante deslucida, pero que en el calendario agrícola, se celebraba en diferentes lugares de la vieja Europa.

En San Martín, se celebraba el fin de la época de la cosecha, y se celebraba comiendo productos del campo, recién cosechados. Pero también se sacrificaban animales, como por ejemplo gansos, o cerdos.

MAGIA DEL BOSQUE

Esta fiesta está, igualmente, muy vinculada al fuego, el conocido antropólogo escocés James George Frazer, dice, en su imprescindible obra “La Rama Dorada”, que el hecho de portar fuego, tal y como se hace en determinados lugares en esta fecha, sería un ritual de fertilidad arcaico. En Alemania, se celebra este día la “Fiesta de los Faroles”, en la que los niños de los pueblos, hacen un recorrido por las calles portando faroles encendidos fabricados por ellos mismos. Cantan canciones dedicadas al santo y regalan panecillos, alguno de ellos con forma humana, llamados “Weckmann” y “Hefeteigmann”, así como Brezel y cuernos de San Martín. Igualmente, y como sucede en el solsticio de verano, es decir San Juan, se encienden hogueras. Esta fiesta también era celebrada con el encendido de farolillos en zonas de Bélgica y de los Países Bajos. Igualmente se prendían fuegos en las Islas Canarias, y se bebía vino nuevo llamado “Vino de San Martín”, acompañado de la “Oca de San Martin”. En Asturias, concretamente en la zona de Aller, también se ha celebrado esta festividad, así como en el Pais Vasco, donde era tradición ofrecer velas al santo. En esta fecha se realizaba, también el ritual del Fuego Nuevo, del que hablaremos en otra entrega.

FUEGO CAUTIVADOR

Por San Martín, era tradición matar el cerdo, en amplias zonas europeas. Una tradición muy arraigada en el calendario antiguo, ya que suponía el asegurarse la alimentación en los meses fríos. Un momento tan importante, se celebraba con un ritual, que comenzaba con la elección del día, en torno a esta fecha, para llevarlo a cabo, ya que debía ser cuando la luna estuviese en cuarto menguante. Se tenía al animal varios días antes en ayuno, para facilitar la limpieza del intestino que se empleará en el proceso. Se le clavaba un cuchillo en el cuello par que se desangrase. Se le prendía fuego sobre un montón de helechos, para eliminar sus cerdas, y ya una vez abierto y limpio se le dejaba reposar colgado 24 horas. Hoy, nos puede parecer algo un tanto sanguinario, pero hace unos años era una auténtica fiesta de hermandad, en la que participaba toda la familia y buena parte del vecindario. También era tradición bendecir en esta fecha semillas de trigo o maíz, para sembrarlas después y tener una buena cosecha.

En la mitología vasca, a San Martín de Tours, se le ha tenido como el mítico San Martinico, o San Martín Txiki. Es este un héroe culturizador, es decir, alguien que trae la cultura a los humanos, en muchas ocasiones robando los secretos de la evolución a genios como Basajaun. La plantación del cereal, el uso del aliso para la fabricación del eje del molino, o la fabricación de la sierra, tal y como nos narra la siguiente leyenda que recopilara don José Miguel de Barandiarán en la zona de Oiartzun:

“Los basajaunes fabricaban sierras en su taller; no así San Martinico, que carecía de un modelo para ello. Deseando éste conocer el secreto, envió a su criado a anunciar en el pueblo que San Martinico había fabricado la sierra. Al oír esto, el basajaun le preguntó:

  • ¿Es que tu amo ha visto la hoja del castaño?
  • No la ha visto, pero la verá – contestó el criado

Luego refirió a San Martinico lo sucedido. San Martinico vio la hoja dentada del castaño y labró, a su estilo, una lámina de hierro.

De noche fue el basajaun a la herrería de San Martinico, para comprobar si éste había fabricado alguna sierra. Al encontrar allí una, le torció alternativamente a uno y otro lado los dientes, queriendo así inutilizarla. Pero con ello mejoró la herramienta: ahora estaba triscada y no se agarrotaba como le ocurría antes y les ocurría a las del basajaun. Desde entonces se propagó el uso de la sierra por el mundo”.

PRECIOSO CASTAÑO

El fruto del castaño, la castaña, era un producto muy vinculado con esta época del año, pues se consumía en esta fecha. En amplias zonas peninsulares, se celebraba una festividad consistente en encender una hoguera en la plaza del pueblo, y asar en ella castañas. Se comían junto con la primera cosecha de sidra, vino o aguardiente, y acudían a su calor todos los paisanos. Se llamaba, e incluso en amplias zonas aún se llama, pues aún se mantiene la tradición, como en Cantabria, Magosto, Magosta, Amagüestu, o Gaztaiñerre. Está tradición, está vinculada a la celebración de Todos los Santos, cuyo origen está en la festividad celta del Samhain. El Samhain festejaba el momento del año en que el mundo de los vivos y de los muertos estaba más cerca, más interconectado. Se creía que los difuntos visitaban las casas donde habían morado en esa noche, por lo que en zonas como Galicia, se dejaba el fuego encendido toda noche, y se dejaban castañas del Magosto, en la repisa para ellos. Esta fecha se celebraba normalmente la noche del 31 de octubre al 1 de Noviembre, pero en Escocia, por ejemplo, se celebraba el 11, 12 o 13 de Noviembre. Era tradición disfrazarse `para despistar a los espíritus malignos, esta fiesta viajó con los emigrantes irlandeses a los Estados Unidos, convirtiéndose en el conocido Halloween.

CASTAÑO EN LIZUNIAGA, PIRINEO

La vieja cultura del bosque, vuelve a susurrarnos su magia, vuelve a decirnos que desde hace milenios, hombre y naturaleza han sido uno, que aquellos que nos precedieron, vivían acorde a sus ritmos. No olvidemos estos antiguos usos, rituales, formulas, creencias y tradiciones, no olvidemos la esencia de lo que somos.

Árboles y plantas

30 Octubre – Ruta Urreko Haitzak

Desde la Asociación Cultural Hojarasca os queremos proponer una nueva ruta para este próximo sábado 30 de octubre.

Caminaremos pausadamente por una esquinita de la magnética sierra de Aralar, sabremos de contrabandistas, de hayedos que acariciaran nuestras almas, de sobrecogedoras montañas que nos susurrarán sus viejas historias, de fronteras y castillos.

Conoceremos a personajes míticos como Mari, Sugar, Jentiles, Basajaun…

Disfrutaremos del abrazo telúrico de los árboles y desgranaremos sus secretos milenarios.

La ruta que partirá desde la deliciosa localidad navarra de Azkarate, nos llevará unas 4 horas aproximadamente, si bien la distancia y el desnivel no es alto, iremos parando en varios puntos para ir conociendo un poquito más estos sublimes parajes.

La dificultad es media, y la distancia a salvar ronda los 6 kilómetros, con un desnivel aproximado de 250 metros.

Quedaremos a las 9 horas, en el parking que se ubica junto a la parroquia de San Juan Bautista de la localidad de Atallu, justo al lado del cruce hacia Azkarate, a la vera de la carretera NA1300, que une Betelu con Tolosa.

El precio de la excursión es de 8 euros los adultos, y 4 euros los niños de 5 a 14 años.

Recomendable:

-ropa y calzados adecuados

-agua suficiente y algo de comida (hamaiketako)

-bastones

-chubasquero o paraguas (por si fuese necesario)

-visera

-ropa de abrigo

Para más información no dudes en contactar con nosotros:

info@achojarasca.com

606 30 44 52 – Aitor

666 53 11 46 – Gabi

Árboles y plantas

17 Octubre – Ruta a Oianleku

Desde la Asociación Cultural Hojarasca, debido a la buena acogida que tuvimos en nuestro anterior paseo, os proponemos volver a disfrutar de la belleza que el Bosque nos ofrece en el otoño. Para ello hemos diseñado una pequeña ruta el próximo domingo 17 de octubre. La ruta es muy sencilla, apta para todos los públicos, en un paraje idílico como es el cromlech de Oianleku, dentro del Parque Natural de Peñas de Aia-Aiako harriak.

La duración de la ruta es de aproximadamente 3 horas, en las que caminaremos pausadamente por un desnivel de unos 200 metros, y 5 kilómetros de distancia, aproximadamente, en total. El precio de la excursión es de 8 euros los adultos y 4 euros los niños de 5 a 14 años.

Os ofrecemos la oportunidad de conocer un poquito las tradiciones, la mitología, los usos y creencias de diferentes tipos de árboles y plantas que habitan el bosque. Pero no sólo tendremos la oportunidad de conocer algo más sobre estas especies, sabremos de la historia y mitología del cromlech, de los secretos de Mari, de Roldán, de Basajaun, y más sorpresas a desgranar pausadamente en el paseo. ANÍMATE.

Quedaremos a las 9:30 horas, en el aparcamiento del campo de fútbol de Oiartzun (Iurrita bidea, 10). Desde allí subiremos, cada uno en su coche, hasta el aparcamiento de Kauso, a unos 12 kilómetros de Oiartzun, desde donde arrancaremos la ruta.

Recomendable:

-ropa y calzados adecuados

-agua y algo de comida (hamaiketako)

-bastones

-chubasquero o paraguas (por si fuese necesario)

Para más información no dudes en contactar con nosotros:

info@achojarasca.com

606 30 44 52 – Aitor

666 53 11 46 – Gabi

Árboles y plantas

2 DE OCTUBRE PROPUESTA DE RUTA

Desde la Asociación Cultural Hojarasca, queremos aprovechar la llegada de una de las épocas más atractivas en el bosque, como es el otoño. Para ello hemos diseñado un pequeño paseo, para el próximo sábado 2 de octubre, en el que os proponemos disfrutar de la belleza que el bosque nos ofrece. La ruta es sencillísima, apta para todos los públicos, en un paraje idílico como es cromlech de Oianleku, dentro del Parque Natural de Peñas de Aia-Aiako harriak.

La duración de la ruta es de aproximadamente 3 horas, en las que caminaremos pausadamente por un desnivel de unos 200 metros, y 5 kilómetros de distancia, aproximadamente en total. El precio de la excursión es de 8 euros los adultos y 4 los niños de 5 a 14 años.

Os ofrecemos la oportunidad de conocer un poquito las tradiciones, la mitología, los usos y creencias de diferentes tipos de árboles y plantas que habitan el bosque. Pero no sólo tendremos la oportunidad de conocer algo más sobre estas especies, sabremos de la historia y mitología del cromlech, de los secretos de Mari, de Roldán, de Basajaun, y más sorpresas a desgranar pausadamente en el paseo. ANÍMATE.

Quedaremos a las 9:30 horas, en el aparcamiento del campo de fútbol de Oiartzun (Iurrita bidea, 10). Desde allí subiremos, cada uno en su coche, hasta el aparcamiento de Kauso, a unos 12 kilómetros de Oiartzun, desde donde arrancaremos la ruta.

Recomendable:

-ropa y calzados adecuados

-agua y algo de comida (hamaiketako)

-bastones

-chubasquero o paraguas (por si fuese necesario)

Para más información no dudes en contactarnos:

info@achojarasca.com

666 53 11 46 – Gabi

606 30 44 52 – Aitor

Mitología

Basajaun. El Señor del Bosque

EL MISTERIO DEL BOSQUE

Cuando la primavera comienza a despertar, pausadamente, el bosque se imbuye en una magia profundamente magnética, en una energía inigualable, que nos espera para que nos sumerjamos en su esencia atávica.

Hayas, robles, abedules, arces, sauces, espinos, serbales, saúcos… cada uno siguiendo su propio ritmo vital, marcado por los misteriosos ciclos naturales, nos regalan un momento espectacular, la brotación de las primeras hojas verdes.

Los brotes recién nacidos de un verde etéreo, casi transparente, crean uno de los grandes espectáculos de la naturaleza, hay mismo, en nuestros mágicos bosques. Es, ni más ni menos la magia del bosque.

PRIMEROS BROTES VERDES

Esa magia la sintieron profundamente aquellos que nos precedieron, hasta el punto de colocar en el bosque gran parte de creencias, de sus deidades, todo un elenco de seres míticos, habitantes de la floresta. Uno de estos genios, que guarda la esencia de la vieja mitología del bosque es Basajaun.

Quizás sea uno de los mitos más “queridos”, de la vieja mitología de las montañas, su sola mención, nos lleva a lo más profundo del bosque, a la magia telúrica de la bruma entre los árboles, a la sabiduría ancestral de los árboles. Basajaun, y su reflejo femenino Basandere, nos esperan en el corazón de la floresta.

MISTERIOS DEL BOSQUE

SER BENEVOLO DE ASPECTO ATERRADOR

Basajaun, el señor del bosque, se presenta como un ser descomunal, poseedor de una fuerza inmensa, que cubre su enorme cuerpo con una larga cabellera que le llega hasta las rodillas tanto por delante, como por detrás. Su apariencia es humana, siendo una de sus patas de forma circular, parecida a la del ganado vacuno, y la otra como la de los hombres.

Habita en cuevas en lo más profundo del bosque, y aunque en algunos lugares, se le otorga carácter maligno, es a pesar de su terrorífico aspecto, un genio protector. Y es que este numen cuida de los rebaños, avisando a los pastores de la cercanía de las tormentas emitiendo silbidos. Su presencia tranquiliza a los pastores, la cual anuncian las ovejas haciendo sonar al unísono sus cencerros, momento en que los ganaderos pueden descansar tranquilos pues el lobo no hará acto de presencia, a cambio los hombres le obsequiaban con algún trozo de pan. Es, por tanto, un personaje que representa la seguridad de los bosques, un tanto olvidada en este mundo súper tecnológico, esa protección que buscamos cuando nos sumergimos en la floresta.

En varias leyendas aparece el numen femenino conocido como Basandere, la señora salvaje o de la selva, cuyo aspecto es similar al de su cónyuge.

BRUMAS EN EL HAYEDO

GENIO Y BOSQUE, ¿UNA MISMA ENTIDAD?

Directo heredero de la vieja cultura en la que los bosques y los árboles eran entes sagrados. Una teoría nos dice que en los tiempos antiguos, nuestros ancestros adoraban a los árboles, o más bien a los seres, a los numenes,  que moraban en los mismos. Son muchas las culturas que tenían en los bosques sus santuarios, pero con la llegada de los nuevos usos, estos lugares pasaron a ser lugares terroríficos, en un claro intento de eliminar esos antiguos cultos a la floresta, un ejemplo lo vemos en los diferentes cuentos clásicos donde el bosque siempre es un lugar peligroso.

Árboles sagrados han sido fundamentales en las antiguas culturas, el roble, es quizás el principal para muchas viejas cultura. En nuestra tierra, tenemos un ejemplo tangible de esta cultura arbórea, el roble de Gernika. El haya, protectora y acogedora; abedules, de los que podemos hablar de una cultura del abedul en las regiones del norte; el tejo vinculado a la cultura celta, el espino albar, el fresno, son sólo algunos ejemplos…

Con el tiempo, estos antiguos cultos arbóreos van tomando apariencia más reconocible, tomando forma un tanto humana, es donde surge la figura de Basajaun.

El mito de Basajaun y su relación con la dendolatría, nos sumerge mágicamente en ese mundo feérico, misterioso, de gnomos, hadas, duendes, leprechauns, que hunde sus raíces en lo más profundo de la cultura de la vieja Europa.

Basajaun nos trae su atávico mensaje de respeto a la naturaleza, a la Tierra, a los árboles, a los animales, al bosque,… ¿Seremos capaces de apreciar su recordatorio, de que nosotros también somos parte primordial de la natura?, ¿que pertenecemos a toda esta magia?, solo tenemos que acordarnos de vez en cuando.

HAYEDO

LOS HOMBRES ROBAN SUS SECRETOS

Al igual que sucede con otros genios mitológicos, Basajaun representa los antiguos usos, las tradicionales formas de vivir, de ver y entender la vida, y que se enfrenta con las nuevas formas culturales. Por ello, en muchas leyendas aparece como un ser ingenuo, de talento corto, a los que los humanos, representados por un santo, San Martinico o San Martín Txiki, un héroe culturizador, roba diferentes técnicas, tanto agrícolas como de producción de diferentes herramientas, indispensables para la evolución cultural del ser humano. Secretos estos, por ejemplo el cultivo de cereales como el trigo, el mijo o el maíz; también de la fabricación de la sierra o del eje del molino. La astucia de los humanos (nuevos usos), vence a la ingenuidad de la vieja cultura.

Como ejemplo de ello, tenemos una leyenda que aconteció en la montaña de Muskia, en Aralar y que dice así:

EL SECRETO DEL CULTIVO DEL TRIGO

“Los basajaunes que vivían en Muskia, cultivaban trigo, tenían los granos y los secretos de sus cultivos. Los humanos, carecían de ello, por lo que San Martín, fue a visitar a los gigantes, con la secreta intención de robarles granos de trigo. Allí vio que el cereal estaba colocado en montones aislados, en ideó un ardid. Apostó con los basajaunes quien era capaz de saltar más lejos por encima del cereal, los genios aceptaron pensando en la ingenuidad del humano, por apostar un salto contra unos seres gigantescos como ellos. Los numenes saltaron lejísimos, pero San Martín cayó intencionadamente sobre el trigo, se había calzado unas botas, intencionadamente bastante más grandes de lo que le correspondía, por lo que una gran cantidad de trigo, llenó su calzado. Se despidió y tomó el camino de vuelta, pero los basajaunes se dieron cuenta del engaño, y comenzaron a perseguirle, sin éxito.

San Martín tenía el cereal, pero desconocía cuando sembrarlo. Días después un paisano acertó a pasar cerca de la morada de los basajaunes, y escuchó a los genios cantando una canción donde indicaba cuando sembrar el trigo. Refirió a San Martín la letra escuchada, de forma que los humanos consiguieron cultivar este cereal”.

HAYA TRASMOCHA

 REFLEJO EN OTRAS CULTURAS

La cultura del bosque, tiene su reflejo en muchísimas culturas ancestrales, en su mitología, creencias, cuentos, en forma de genios, dioses, duendes, vinculados directamente con nuestro mito de Basajaun. Gran parte de la Vieja Europa, allí donde los bosques eran el eje de la vida y de la religión ancestral, tienen mitos relacionados con ellos. Gran parte de las viejas culturas arcaicas, tenían en los bosques, los santuarios a sus deidades.

Como ejemplo podemos citar el Musgosu cántabro, espíritu de los bosques que se cubre de musgo; su reflejo asturiano es el Busgosu, algo similar a un fauno; los mouros gallegos, Basajarau y Bosnerau pirenaicos; Artemisa griega y Diana romana; y toda una legión de seres mágicos que habitan el bosque, hadas, duendes, trolls, leprechauns, faunos o gnomos, que nos susurran la magia del bosque, del que nosotros también somos parte.

EL BUSGOSU

Contamos en nuestra tierra, en varias zonas, entre ellas en la zona de Zuia, con una bella leyenda, unida a la tradición mitológica de gran parte de la Península, La Vieja del Monte.

Cuentan que cuando los hombres trabajaban en los bosques, carboneros, leñadores,… guardaban en el zurrón un trocito de pan de su propia comida, que bajaban a casa. Los niños esperaban este pan como agua de mayo, pues se decía que lo había dejado allí la Vieja del Bosque, un ser mágico que habitaba el tronco hueco de un haya. Era un espíritu protector del bosque.

ALGUNAS LOCALIZACIONES DEL MITO

A pesar de los maravillosos bosques que pueblan nuestras montañas, no se localiza en demasiados lugares el mito de Basajaun. Lo encontramos con el nombre de Anxo en la localidad bajonavarra de Esterenzubi; acompañado de Basandere en los mágicos hayedos de Iratí; en los bosques de Zeanuri; en la zona de Kortezubi; Oiartzun; Zerain; en la cueva de Basajaun Etxe, en Lantz; en el caserío Basajaundegi en Azpeitia; en Muskiia, Ataun; en la cueva de Askoa, Aralar; o en la montaña de Mondarrain.

SALBATORE DE MENDIBE

Calcémonos las botas de perseguidores de belleza, tomemos la mochila de la curiosidad y huyamos, huyamos a la seguridad del bosque, huyamos a escuchar su atávico susurro. La experiencia, no les defraudará, el bosque nos abrazará con su bruma telúrica, nos contará bajito y despacito sus secretos, y quien sabe, tal vez y solo tal vez, Basajaun se decida a acompañarnos siquiera un instante, en nuestro vagabundear.